sábado, 18 de octubre de 2014

faltan tantas cosas...

Al aire le faltan tus manos
y esos susurros
que al alba entran por mi ventana.
Será que los imagino
será que me los invento.

Al aire le faltan risas
que no busquen bolsillos repletos de oro
que no busquen nada
sólo un beso acaso o tinta
para escribir sueños en las paredes
de tus secretos.

Al aire le falta desnudarse
antes de anochecer
antes de que amanezca
y arrojar la ropa al baúl de los olvidos.

Al aire le faltan las huellas de tus pies
que dejas cuando sales del mar.

Al aire le falta aliento
para enviar tormentas sólo a los más poderosos.
Tormentas y rayos con manos señalando
sus nidos de billetes podridos.

A veces noto que me faltan tantas cosas
que me conformo con poco, con nada.
Sólo un beso.

el vecino del 4º: la última revolución, cuentan que vendrá de último besos de unos amantes cualquiera.





domingo, 12 de octubre de 2014

Debajo de los sueños.-

Debajo de los sueños
caminan las palabras que buscan amantes.
Debajo de las hojas
habitan los secretos
que nacen al alba.
Debajo de la nada
siempre hay un poema oculto
que espera encontrar papel y lápiz.

Noche infinita para amantes inagotables.
Tinta para vestir a musas desnudas.
Pan para los niños de todos los mundos
de todos los universos.
Escuelas repletas de niñas vestidas
sin hambre
junto a niños que acarician globos 
de miel y caramelo.

Entre los altares y las cloacas
siempre hay un punto intermedio
donde cabe el poeta, el poderoso y el pueblo.

Debajo de la almohada siempre
guardo una palabra imposible
para el siguiente verso.

Amantes que dibujan alas
a los deseos inconfesables.

Debajo de los sueños
encontré tus manos, tus ojos y mis deseos.

Que el viento borre este verso
si no te arranco un último beso.-


El vecino del 4º

posdata:  el reloj marca el tiempo mi corazón es el péndulo de todos mis secretos.-




miércoles, 8 de octubre de 2014

El otoño nos acerca los sueños.-

Este otoño se acercan más los sueños
al manto de hojas
que el silencio de la noche y la luna
colocan delicadamente
entre las calles de mi ciudad. 
Pero cada vez nos cuesta más encontrarlos.

Los enamorados no saben si besarse
o buscar un lugar para encontrar 
migas de pan
que no caen del cielo
que las musas no dejan
en los balcones de sus casas.

Este otoño los enamorados
bailan pegados 
estómagos con estómagos
vacíos y casi con nada
y al tiempo tan hartos de tanto y de tanto. 

En este otoño los ojos de los enamorados
casi se salen de sus rostros
para ir a no se sabe dónde.
Para volver a la oscuridad más canalla.

Este otoño es como si hubieran borrado
los ocres y los rojizos trazos de siempre
de los suelos de mi memoria.

Y sin embargo continúo hilvanando palabras
sobre poemas invisibles
buscando el olor de besos 
que el aire me trae desde el horizonte. 
Continúo dibujando entre las sábanas de la memoria
el cálido recuerdo de todos tus movimientos.
Como el primer día que roce tus cabellos
como el primer día que yo miraba al suelo
y tú buscabas mis ojos con desasosiego.

El mundo golpea con fuerza
a menudo siempre a los mismos
pero la poesía está ahí
aunque a veces apenas si se nota.-


el vecino del 4º

posdata: encuentra un sueño, no habrás resuelto todos tus problemas...pero merece la pena.





domingo, 5 de octubre de 2014

tiempos para no morderse la lengua.-

Son tiempos para no morderse la lengua
ni para andar con remilgos 
escogiendo las palabras.
Miles de niños mueren entre basura
mientras los señores elegidos
tienen tarjetas negras como sus almas
para comprar en cualquier esquina
lo primero que se les antoje.

Son tiempos para andar sobre alfileres
con los pies descalzos y la boca tapada.
Si gritas demasiado alto
incluso si gritas en silencio
la unidad legal más cercana
te podrá aplicar el artículo completo
más legal, más estricto y más certero
para dejarte inmovilizado
para el resto del día, de la semana.
Te podrían inmovilizar el resto de tu vida.

Son tiempos para no morderse la lengua
y nuestros pescuezos han dado tantas vueltas
evitando mirar de frente
que ya no sabemos dónde está el Norte ni el Sur. 

Un día dabas una patada en un bar de mala muerte
y había cientos de poetas, miles de poesías
que querían cambiar el mundo. 

Hoy ya sé por qué se van cerrando bares
y los pocos que quedan son para los elegidos.
Se reúnen a repartirse las tarjetas negras
mientras la chusma de siempre
busca entre las basuras.
A veces se encuentran con una musa
pero ya apenas ven. 
Tienen tanta hambre que un verso 
ya no les alimenta.

Son tiempos para no morderse la lengua.
Son tiempos para comérsela
porque es lo único que nos queda. 




lunes, 4 de marzo de 2013

madrugada fría...

Y cuando levanto la mirada
en el horizonte sólo queda la tinta reseca.
Los cuerpos templados, aún vivos, lamen sus heridas
las tarjetas electrónicas han ganado la última batalla
entre los brokers y los jakers.
Los que pasan hambre buscan
entre los últimos restos de un festín
que dicen que duró demasiado tiempo.

Las amantes acunan hombres con los ojos grises y vacios
la noche, la niebla y el frío
ya no tienen nada de poético ni melancólico.

El reloj da doce campanadas y la gente engulle sus hipotecas
sin mirar de reojo el plato con uvas peladas.

Los ladrones han dejado de robar
para, también, apuntarse al paro.

Los sobres repletos de billetes podridos
están en los sueños de los más pobres y de los más ricos.
Seguramente por razones diferentes.
Peró ahí están.

Los poetas se arañan en los silencios de sus versos blancos.

La luna está llena
pero ya nadie se da cuenta.-


posdata:  y a pesar de todos los versos más lúgubres y tristes siempre tendré una sonrisa cada vez que recuerdo tus besos. Incluso esos que aún no te di.-

domingo, 4 de noviembre de 2012

Mis silencios...

Mis silencios no tienen palabras escogidas
no guardan rencor
no buscan regodearse en las heridas.
Mis silencios no son recuerdos perdidos ni olvidados
no son bocados al viento.
Mis silencios no los comparto
ni los esparzo en el mar del Sur
cuando viajo sin moverme de esta silla.
Mis silencios me arropan
cuando al alba el frío atrapa mi cuerpo
y de nada vale un fuego de madera reseca.
Mis silencios no son tus silencios
pero tus recuerdos se quedaron junto a mis versos
para siempre.
Envueltos en el aroma de una rima sin fin
atados a la tinta de una pluma
que vuela entre las callejas
perdida buscando tintero y papel.

Mis silencios alcanzaron el aullido silencioso
cada vez que hay luna llena
y cuando no está llena
procuro dibujar una con sonrisa perdida
sobre el cristal de mis deshielos
en las noches de este invierno
que dura cien años largos.

Mis silencios duran desde tu aquel grito sincero.
Adios fue el comienzo de un verso hueco
de una niebla espesa
que impide que vea el horizonte
al otro lado de mis viejas lentes.

Mis silencios no son tus silencios
y sin embargo te espero desde lejos.-


el vecino del 4º

posdata: hasta el agua que cae sin cesar me recuerda que entre el ruído y el silencio tu risa se esparce como el viento...

domingo, 21 de octubre de 2012

Sin saber bien qué...

En sus manos la tinta cae
como en saco roto
como en precipicio sin fin.
En sus bolsillos vacíos
los poemas se amontonan
con ganas por salir 
todos al tiempo
sin pedir permiso.
En su alma el eco de la nada
se ha instalado por un tiempo
y en las tripas eso duele. 
En los recuerdos
la sal se alían con el vinagre y la hiel.
Las lágrimas buscan rincón
para llenar un hueco.
Lame sus heridas
sin querer sanar.
Sin saber bien qué
algo ha pasado.
Entre la poesía y las musas
la música suena a blus.
Los silencios se arrastran
junto a las corcheas que se agolpan.
Sólo le quedan las teclas blancas
de un piano a medias.-

el vecino del 4º

posdata: la peor posdata es aquella que no se escribe.